divendres, 24 de febrer de 2012

Singing in the rain


Es un día gris, frío, parece que el cielo, de roca pura,
Se va a estrellar.
Miro por la ventana y solo veo melancolía,
A lo lejos, allá en el horizonte,
Tan solo vuelan hoy los recuerdos.
Recordar los días de fotos amarillas que ahora se deshacen en gotas de lluvia, y que no son más que arañazos en la tela del olvido.
¿A quién puede gustarle una tarde de lluvia?
Al fin y al cabo, en una tarde de lluvia…
una manta de cuadros rojos, unos calcetines de lana,
una película de esas en las que se ríe y se llora a la vez,
y un gran bol de palomitas.
Una tarde de lluvia, y, entre confidencias,
el primer sorbo de un café bien caliente, humeante,
un sabor amargo que endulza las vivencias compartidas
un sabor fuerte, como la complicidad de dos vidas.
Una tarde de lluvia, y perderse entre las sábanas de un colchón dormido
Creando con cada caricia de tu cuerpo nuevos deseos
Tejiendo de aromas y sabores las locuras del recuerdo
Cuatro manos,
Tres suspiros,
Dos bocas
Un latido…
Una tarde de lluvia…
¿y a quién no le gusta una tarde de lluvia?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada