diumenge, 27 de gener de 2013

MIS RESEÑAS: UNA DE LITERATURA JUVENIL

Por cuestiones ajenas a mí, he tenido que dejar apartadas unos días a mis queridas sirenas octogenarias de Las sirenas del invierno y es que, por fin, he empezado a trabajar!!!!!!!! 

La cuestión es que los alumnos debían haber hecho ya sus respectivos controles de lectura así que no me ha quedado otra que hacer un maratón intensivo este fin de semana y leerme un par de libros de narrativa juvenil: Sin máscara, de Alfredo Gómez Cerdá, y Hoyos de Louis Sachar, amén de ahondar una vez más en mi querido Lazarillo, que tenido que refrescarlo.

Hacer reseñas de libros juveniles es un tanto complicado, pero bueno, ahí van aunque sea un par de datos de cada una de ellas:

Sin máscara: es la historia de Roberto, un chico de familia bien, que inicia una relación a través de una mesa (sí, sí, no me he vuelto loca, de una mesa) con Luna una joven que no tiene nada que ver con él y que trastocará su mundo. Las apariencias, la hipocresía y el miedo a lo diferente son el punto central de una novela que en verdad, no tiene mucho más que ofrecer. En mi opinión, demasiado simple, demasiado superficial hasta para los de la ESO...

Hoyos: las historia de tres miembros de una misma familia que se van entrelazando con 100 años de diferencia. Stanley, último descendiente (por el momento) de los Yelants es enviado a un campamento por un robo que no ha cometido. Allí conocerá el significado de la amistad, la resistencia, el esfuerxo por continuar y de paso acabará con un par de maldiciones que pesaban sobre su familia y sobre el Lago. Para ser un libro destinado a lectores muy jóvenes está bastante bien narrada y las técnicas narrativas bastante conseguidas.

 Lo único que no me ha gustado demasiado es el final. Gracias (o por culpa) de mi trabajo he leído bastantes novelas juveniles y en muchas de ellas falla el final. Es como si el autor de pronto hubiera dicho" ale, ya está bien" y en un par de páginas te resuelve la trama. Muchos acaban de forma abrupta, como en un resumen final y eso le quita gracia, al menos en mi opinión. 

En este en concreto además es de forma literal. Acaba diciendo que explicar todo lo que sucedió sería muy largo así que lo resume rápidito y en cuatro líneas. Es como  en esas películas que cuando acaban salen letras contando lo que pasa después: "El sr X fue condenado a x años de cárcel", "su hija recuperó la fortuna y se casó con el hijo del jardinero", "Tim, el perro, resultó ser perra y tuvo 8 cachorros..." no sé si me explico...

En fin, y del Lazarillo ¿qué os voy a contar??? que sigo riéndome yo sola en mi casa cada vez que lo leo como si estuviera loca...

Bueno, a ver si ahora que ya los he leído y preparado los controles de lectura puedo volver a darme un chapuzón refrescante con mis chicas...

BESOOOOOSSS

7 comentaris:

  1. Los adolescentes no lo tienen nada fácil para disfrutar de buenas lecturas. No hay término medio, si están bien escritos son un rollo, las historias que de verdad les interesan suelen estar escritas con plantilla, parece siempre el mismo libro pero cambiando nombres y lugares. Yo leo de vez en cuando alguno de literatura juvenil pero sólo para desatascar mi cabeza.
    Enhorabuena por el empleo y suerte con las fieras!
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias!!! En el fondo luego resultan ser mucho menos fieras de lo que parecen jejejejejeeje. Pues sí díficil tienen aficionarse a la lectura...

      Elimina
  2. Cómo me gustó Hoyos!, muy entretenido =)

    Besotes

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mí también me ha gustado, lo único que le falta para redondearla, en mi opinión, es un final adecuado y no a modo resumen rápido.
      Besos

      Elimina
  3. Más que por culpa de tu trabajo, será gracias a tu trabajo jaja. Enhorabuena por el curro.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cierto es, cierto es, siempre "gracias a"...Un beso!!!!

      Elimina
  4. No he leído los libros que mencionas, que como si he leído mucha novela juvenil, tengo que darte la razón en que los autores tienden a solventarlas con una facilidad que asombra al más pintado.

    Un beso.

    ResponElimina