dimarts, 22 de gener de 2013

MIS RESEÑAS EL SILENCIO DE LAS PALABRAS

Con este libro cumplo parte de dos retos a la vez: por un lado cubro la K, en el reto Autores de la A a la Z y, por otro, leer a un autor, autora en este caso china, Kwok Jean, para mi reto personal del Lector políglota.




El silencio de las palabras habla de incomunicación, de impotencia, de pobreza, pero al mismo tiempo es una lección de superación, del afán de supervivencia y de lealtad.


Esta vez no hay sinopsis, os cuento directamente mis impresiones porque si la pongo ya me queda poco por contar:


Estamos en los años setenta. Kim Chank llega a Brooklyn con su madre gracias a la "mano salvadora" de su tía Paula tras la muerte de su padre. A sus once años deberá hacer frente a un nuevo país y una nueva cultura tan disferente a la de su Hong Kong. El inglés aprendido en el colegio cantonés y lo estudiado en clases de geografía, son sus únicos conocimientos de ese nuevo mundo que ahora se abre ante ella, (imaginaos si ahora enviásemos a uno de nuestros alumnos de once años a vivir a Estados Unidos con el inglés aprendido en clase...) y que su madre desconoce en su totalidad.

Pronto, demasiado pronto la tía Paula empieza a mostrar su verdadero rostro y Kim y su madre han de sobrevivir en un piso abandonado, infestado de cucarachas y ratones, sin cristales, ni calefacción y trabajar en la fábrica textil de tío Bob. Kim tendrá que compaginar el colegio con la ayuda en la fábrica: los sueños, las expectativas de ese paríso llamado América, se estrellan de bruces contra la realidad que palpan.

A partir de esta situación inicial se nos muestra todo un camino de superación, una novela de autoaprendizaje y maduración en la que el esfuerzo y el sacrificio tienen clara recompensa: la amistad, el amor, las tradiciones, la responsabilidad, el amor a una madre, todo tiene cabida en esta novela narrada en primera persona de una Kim ya adulta.

Annett, Matt y la madre de Kim serán los tres polos sobre los que gire la vida de Kim, moviéndose entre el deseo de ser diferente y el peso de los valores y creencias que le han inculcado.


El tesón y la inteligencia privilegiada de Kim irán abriéndole las puertas que otros se encargan de cerrarle, enriqueciéndose de todo lo bueno que tiene crecer bebiendo de dos culturas tan dispares.


Me sedujo ante todo el título, El silencio de las palabras, me resultó simplemente imposible de dejar pasar, y a ello se le suma una portada delicada, como la protagonista, dulce y sencilla. Luego he podido comprobar que ningún otro título le iría mejor ya que a veces, las palabras que no podemos comprender se convierten en verdaderos oasis de silencio imposibles de desentrañar. Esto lo vivimos a la perfección en la madre de Kim: no solo no conoce ni una palabra en inglés sino que además no es capaz de aprenderlo, lo que la hace vivir aislada: no puede ayudar a su hija en el colegio, ni hablar claramente con los profesores, ni siquiera hacer la declaración de la renta; sabe que su hija, está sola y ella no puede protegerla porque no entiende el mundo que le rodea.


En la novela también se refleja claramente la consentida "ignorancia" de los que no tiene que preocuparse por sobrevivir. Kim tiene vergüenza de que conozcan su verdadera situación porque no la creerían ya que como le dirá su amiga Annette en alguna ocasión "en América nadie vive así".


Otra cosa que me ha gustado es el final, me gusta el giro que da y conocer la situación actual en la que dejamos a Kim.


Y como no todo va a ser bueno, también tengo algún pero. En la novela se utilizan muchas expresiones chinas que sistemáticamente la autora nos explica lo que significan:

"Estas diciendo grandes palabras. Esta es una expresión china que significa que dices mentiras"


Está bien quizá que algunas expresiones las explique pero cuando lo hace durante toda la novela de forma repetitiva y cuando es muy evidente, acaba resultando un tanto cansino.




Al igual que la protagonista de su novela, Jean Kwok llegó a Nueva York siendo una niña, sin saber una sola palabra de inglés. Como la familia había gastado todo su dinero en el viaje, se tuvieron que poner a trabajar en los sórdidos talleres de confección de Chinatown, que están magistralmente descritos en esta novela. Sin embargo, gracias a sus excelentes resultados escolares, Jean Kwok pudo ingresar en la Universidad de Harvard. Durante años, siguió compaginando sus estudios con diversos trabajos, desde lavaplatos a profesora de inglés para inmigrantes asiáticos. Por razones sentimentales, la autora se trasladó a Holanda donde empezó a trabajar como traductora en la universidad de Leiden. En la actualidad, vive en Holanda con su marido y sus dos hijos y se dedica en exclusiva a la creación literaria.


Yo le pondría un... 7.5/10

PRÓXIMA PARADA: LAS SIRENAS DEL INVIERNO


Leí una reseña de esta novela en el blog de Xavier, Tras la lluvia literaria y me llamó tanto la atención que al día siguiente ya lo tenía en mi ebook, así que a ver qué tal...

¿Vosotros habéis leído alguna de las dos??? Seguro que sí...

16 comentaris:

  1. En cierta medida, me recuerda algunas opiniones que he leído sobre otro autor que parte de historias similares: Philippe Claudel. Yo todavía no he leído nada de ninguno de los dos, pero me lo llevo. Gracias

    ResponElimina
    Respostes
    1. El primero lo leí sin saber de qué iba y tal vez por eso no me defraudó, y el segundo viene guiado por una buena reseña asói que supongo que también será una apuesta casi segura.
      Un beso

      Elimina
  2. Tengo muchas ganas de leerlo desde que lo vi en Novedades, hace ya meses.
    La verdad es que promete ;)

    Besotes

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eso parece, ya te contaré que tal me va con las sirenas octogenarias.
      Besos

      Elimina
  3. Ya la tenía entre mis pendientes. Y desde luego tu reseña invita a que la suba un poquito en esa lista...
    Besotes!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. La verdad es que no está nada mal. Yo es que desde luego me imagino que con once años me sueltan en mitad de Hong Kong y hace que todavía le tenga más cariño a la protagonista.
      Un beso

      Elimina
  4. Tiene buena pinta a pesar del pequeño pero que has puesto que seguro que resulta cansino a más no poder. Me la apunto hacia la mitad de la lista. La palabra silencio y lo que conlleva es de mis favoritas.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mí desde luego el título me encanta, palabras y silencios mezclados desde luego es sugerente. Es muy sencillito de leer así que la mitad de la lista es un buen lugar.
      Un beso

      Elimina
  5. No tiene mala pinta, aunque quizá me satura un poco ese exceso de expresiones chinas traducidas luego en la misma narración. No sé, no sé...

    ¡Así que leerás Las sirenas del invierno por mi recomendación! Jo, menuda presión me pones, ¡espero que te guste! Da un beso a las octogenarias de mi parte.

    Un besito y feliz miércoles.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eso esta hecho, les daré recuerdos de tu parte, y de presión nada que seguro que una recomendación tuya es buena.
      Un beso

      Elimina
  6. Una cultura muy interesante y una historia de superación que seguro que merece la pena leer.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. La verdad es que hace pensar en lo que es toda esa inmigación que llega a un país desconocido engañada y explotada, sin recursos y como a fuerza de coraje y sacrificio se puede conseguir algo mejor.
      Besos

      Elimina
  7. la tengo en la estantería desde hace un par de años pero aún no he conseguido ponerme con ella y eso que me parece muy atractiva por la historia de superación y por ser saga familiar
    besos

    ResponElimina
  8. TEngo muchas ganas de leer el silencio de las palabras. Desde que se publicó me llama muchísimo la atención,

    ResponElimina
  9. A esta novela le tengo ganas, sobre todo por el tema de la inmigración que ha sido mu dolor de cabeza durante mucho tiempo a nivel académico. No me la pierdo. Besos

    ResponElimina
  10. Hola. Soy nueva seguidora en tu blog y te invito a que pases por el mío.

    ResponElimina