dissabte, 23 de febrer de 2013

MIS RESEÑAS: EL CANDELABRO ENTERRADO, Stefan Zweig

Hace algunas semanas leí una reseña en el blog de Marilú Cuentalibros la reseña de Mendel, el de los libros, de Stefan Zweig, y tuve que reconocer mi ignorancia pues no conocía nada de este autor y prometí buscar algo de él, y aquí estoy.
Encontré varias obras de este autor vienés y al final me decí a empezar por este de El candelabro enterrado.

Sinopsis:
 
Cuando la menorá (el candelabro de siete brazos del Templo de Salomón) es robado por los vándalos durante la caída de Roma, entre la comunidad judía cunde el desánimo. La menorá debe ser recuperada a cualquier precio. Se inicia, entonces, un peregrinaje legendario, que será también el combate secreto de la justicia contra el poder. Esta novela cuenta la historia de alguien que trata de proteger este objeto sagrado, uno de los símbolos más antiguos del judaísmo. Sucesivos avatares harán que el candelabro pase de mano en mano, alejándose cada vez más de sus legítimos dueños. 

He de reconocer que cuando leí el título esperaba otro tipo de novela, una de esas en las que por casualidad se empiezan a descubrir pistas que llevan a un tesoro escondido o algo así, pero nada más lejos de la realidad.

Cuando conquistan la ciudad de Roma,  se apropian de todos los tesoros de la ciudad, entre ellos, la Menora sagrada para los judíos, el único símbolo que les queda del antiguo Templo de Jerusalén, los judíos más ancianos deciden acompañarla en su camino hasta el mar, donde embarcará hacia otra tierra.

Once ancianos recorrerán este camino acompañados de un niño, alguien capaz de testimoniar a las siguientes generaciones cómo fue la última vez que vieron la Menorá. Lo que este niño no sabe es que en ese camino será tocado por Yavhé, y su destino quedará unido irremediablemente al de la Menorá.

Su autor, Stefan Zweig, era judío y se vio obligado a huir de su Viena natal a Brasil donde murió en 1942, y se nota en la obra esa delicadeza y nostalgia de aquel que habla no solo de una historia inventada, o de lago documentado sino de un elemento sagrado para él mismo. Cuando escribes sobre algo en lo que crees y que es importante para ti, las palabras trascienden el papel.

Escrita con la minuciosidad a que nos tiene acostumbrados Zweig, en esa búsqueda se encuentran el sufrimiento y la perseverancia, en una historia en la que, al impulso de la leyenda, el amor acaba siendo protagonista.


La menorá es un calendabro de siete brazos, uno de los elementos rituales del judaísmo y uno de sus símbolos más antiguos. Las siete lámparas de aceite representan los siete dones del Espíritu:
1 - El Espíritu de Yahvé (el brazo que se encuentra en el centro),
2 y 3 - Espíritu de Sabiduría y de Inteligencia (A los brazos que se encuentran a cada lado del que está en el centro repectivamente),
4 y 5 - Espíritu de Consejo y Poder (A los que se ubican en el centro de cada lado repectivamente),
6 y 7 - Espíritu de Conocimiento y de Temor a Yahvé (los que se encuentran a cada extremo del candelabro respectivamete) (Isaias 11:2)


PRÓXIMA PARADA: LA CIUDAD DE LOS OJOS GRISES

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii por fin me he hecho con él después de leer tantísimas reseñas estoy como loca por leerla Será mi M en el reto Autores de la A a la Z, ¿qué mejor?

Aaaaaa por ciertoooooo, YA TENGO AUTOR PARA LA X!!!! próximamente...

Besos...

Advertencia: esta reseña ha sido escrita con tal congestión que la cantidad de mucosidad lucha con la cantidad de neuronas en funcionamiento, y ahora mismo creo que las neuronas van perdiendo... no me responsabilizo demasiado de lo escrito...

13 comentaris:

  1. Zweig es uno de esos autores que siempre sorprenden. Aunque conocía esta novela no la había leído, así que me la apunto porque me parece muy interesante y la carga emocional con la que debió escribirla promete. Al igual quetu próxima entrada, vaya racha.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, la verdad es que el año no ha empezado nada mal en cuanto a las lecturas, esperemos que siga la racha...
      Besos

      Elimina
  2. Esta novela no la conocía, pero me la llevo muy bien apuntada, que entre que el autor me gusta y tu reseña tienta...
    Besotes!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es lo primero que leo de él, pero no creo que sea lo último. Además como no son muy extensesos van muy bien para entre medio de otro tipo de novelas.
      Un beso

      Elimina
  3. Cuídate esos mocos, o que te cuiden a ti y te mimen mucho.

    Yo también tengo el libro que vas a abordar ahora esperando, pero ahí está esperando.

    Un besito

    ResponElimina
    Respostes
    1. Buuuufffff van a acabar conmigo los mocos, la garganta y todos los demás síntomas gripales típicos y no por ello menos molestos.
      Supongo que ahora en plena pre-fallas, ya casi fallas, tendrás menos tiempos para leer. Que lo pases muy bien wapa.
      Un beso

      Elimina
  4. A pesar de que he visto muchas reseñas de libros de este autor creo que este título es la primera vez que lo veo, tengo ganas de leer algo suyo pero empezaré por algún otro
    besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo tampoco había leído nad de él, ni siquiera sabía ni que existía, es todo gracias a Marilu Cuentalibros y si ella lo recomienda... bueno es, seguro!
      Un beso

      Elimina
  5. No conocía esta novela de Zweig. Tan solo leí "Ardiente secreto" pero tengo muchas ganas de seguir con otras obras suyas.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues ánimo que hay un montón!!! yo elegí este por el título, pero hay de toda temática, ánimo!.
      Un beso

      Elimina
  6. Buenos días. Yo también he leído "Mendel, el de los libros", pero todavía no he repetido con el autor. El título de hoy no lo conocía. Lo investigaré. Besos.

    ResponElimina
  7. ¡Anda!¡Qué bueno encontrar a Zweig por los blogs! Pese a la mucosidad traicionera, me ha gustdo mucho leerte.Casi parece que protagonizo una campaña de difusión pero es que a mi me gusta mucho lo leído del autor hasta el momento.

    Esta novelita no la catado, pero como está entre mis proyectos ir leyéndolo todo pues anoto. Gracias por la mención, qué ilusión, sigo pensando que Mendel es genial (no lo olvides, jajaja).
    La ciudad de los ojos grises promete horas de lectura muy agradables ya verás. Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eso lo que tiene hacer reseñas buenas y escoger buenas lecturas, que creas escuela y te seguimos en tus sugerencias.
      El de Mendel, el de los libros también lo tengo, así que algún día también te encintrarás aquí con su reseña.
      Un beso

      Elimina