dimecres, 21 de novembre de 2012

LA VIOLA DE TYNEFORD HOUSE


De normal huyo de libros que sean considerados "románticos" (a no ser que se utilizado en el estricto sentido del movimiento literario del XIX) y de temáticas relacionadas con el nazismo o la II Guerra Mundial, y es que aunque suene muy tópico sigo sin poder asimilar como el ser humano (por llamarle algo) ha sido capaz de llegar a tales atrocidades, así que cuando Alianza Editorial me envió la nueva novela de Natasha Solomons, pensé "bueno, ya que me la envían tendré que leerla..." y ¡Menuda sorpresa!, me ha encantado.

16 x 23 cm.
456 Páginas
Rústica Hilo
I.S.B.N.: 978-84-206-0887-7
Código: 3472349
17,31IVA no incluido
18,00IVA incluido
Octubre 2012


Sinopsis:


"Aquella no era la vida ni el amor que había esperado, pero en cualquier caso era amor." Primavera de 1938, Viena ha dejado de ser un lugar apacible tras la llegada al poder de los nazis. La única salida es marcharse, pero no es fácil. Elise Landau lo consigue por medio de un anuncio de trabajo: en la mansión isabelina de Tyneford, en la lejana Inglaterra. Hija de un escritor y de una cantante de ópera, hermana de una virtuosa instrumentista, mimada desde su infancia, Elise tendrá que trabajar de camarera. Ella, que siempre tuvo servicio en casa, no sabe cocinar, ni dar brillo a la plata, ni cera a los suelos, ni servir el té. Tampoco se maneja bien en inglés. En Tyneford se enfrentará a los celos y las envidias, a las humillaciones clasistas, pero también descubrirá el amor. Sus únicos lazos con su hogar son las cartas de su hermana y una viola en la que su padre escondió un manuscrito antes de partir. La guerra se acerca, el mundo está cambiando y Elise también.


En mi opinión:

Elsie es una vienesa de 19 años que ve como su mundo va a ser totalmente trastocado por un pequeño "detalle" de su vida: es judía. Proviene de una familia de artistas: Anna, su madre,  es una afamada cantante de ópera, y su padre, Julian, un escritor. Tiene una hermana mayor, Margot que ha heredado el talento musical de Anna, además de su cabello rubio y su esbelta figura. ¿Y Elsie? Elsie es el patito feo de la familia: es morena, regordita y lo peor de todo, no tiene el más mínimo sentido musical, no sabe cantar como Anna ni tocar la viola como Margot, lo que la aleja irremediablemente de ellas, así que solo le queda soñar con que algún día se convertirá en escritora como su padre, aunque parece ser que tampoco ha heredado su imaginación.

Pertenece por tanto a una familia acomodada, con servicio, que ha hecho de las buenas maneras y la educación su leiv motiv, hasta que por la llegada de los nazis se ven obligados a exiliarse, y una vez más Elsie se sentirá sola, abandandonada y alejada de su familia, ya que mientras ellos esperan sus pasaportes para ir a Nueva York, Elsie es contratada como doncella en una casa británica: Tyneford House.  Así que una mañana cargada con una viola donde Jualian ha escondido su última novela y una maleta donde comparten espacio unas tabletas de chocolate, lo poco de valor que les queda y todos sus miedos, inicia un viaje que cambiará su vida.

Tyneford House, residencia de los Rivers, es una casa situada muy cerca del mar, rodeada de campo, vegetación y bosques, algo totalmente sistinto a lo que ella conoce. Allí, y pese a su reticencia inicial, conocerá el verdadero significado de términos como trabajo, amistad, desprecio o amor.
El incio y el avance de la guerra volverá a trastocar su mundo en un vaivén de acontecimientos y cambios que la convertirán en otra persona...o no.

¿Y la novela secreta escondida en la viola? De eso no digo nada, tendréis que leerla para saber de qué trata y sobre todo, redescubrir junto a Elsie el torbellino que produce el primer amor.


Escrita a modo de memorias de una Elsie ya mayor, me ha gustado sobre todo la forma en la que está narrada. El lenguaje, las expresiones, las descripciones me han encantado, tanto que hay párrafos que los he vuelto a leer varias veces. Los paisajes que describe se pueden ver, oler, sentir, y las emociones de los personajes traspasan las hojas. Os enseños algunos ejemplos:

He pensado en esa última noche cien, no, mil veces desde entonces, pero nunca había escrito sobre ellas antes. Y compruebo que me gusta la permanencia de las palabras en la página. Julian y Anna se acunan seguros en mis palabras, atrapados en sueños de papel. Puedo dejar los recuerdos de lado y deslizarme dentro de la ficción. No hay nada que me impida escribir una historia completamente distinta, la que ellos dsearon. Pero no hago eso y me escapo, volviendo al clamor del presente: al jardinero preguntando por los geranios, al cartero que llega con un paquete, y dejo a mis padres durmiendo una fresca mañana de primavera hace mucho tiempo (pág. 49)

Pasé revista al recuerdo de su beso. Lo había hecho mentalmente tantas veces que se había gastado por los bordes; y su voz resultaba rasposa y sin fuerza, como un disco de gramófono puesto demasiadas veces. (pág. 204)

La música no son solo notas; también están llenas de silencios medidos. Esperamos durante las pausas, escuchando las posibilidades de la música. Quería tocar en el intervalo dejado por Anna y Julian, y llenar su silencio, pero su silencio no suponía descanso. (pág. 208)

La traducción creo que también es bastante buena y ¡sin faltas de ortografía ni puntuación!!!
También físicamente es una novela agradable de leer: las tapas blandas, la letra grande con márgenes que dan apariencia de claridad y despeje. Dividida en 26 capítulos de similar extensión, tienen la longitud necesaria para poder desarrollar la situación narrada sin que resulte cargante ni excesivamente corto.

En cuanto a los personajes, aparecen bien delineados, nos hacemos una perfecta idea de cómo es cada personaje, de su educación, sus ideas, sus convicciones y sobre todo asistimos a su evolución. Cada personaje irá cambiando y evolucionando al compás de la guerra y sus consecuencias. También los criados sufren esta evolución y están igual de bien dibujados que los personajes principales:
  • Elsie pasa de ser una niña algo malcriada a una doncella trabajadora convirtiéndose en una mujer fuerte curtida por la áspereza de sol, la playa y la desgacia.
  • El señor Rivers abandonará poco a poco su distanciamiento del mundo, convirtiéndose en un trabajador más y, como cualquier hombre, volviéndose a enamorar.
  • El señor Wrexham y la señora Ellsworth deberán ir adaptándose al cada nueva situación por muy en contra que esté de sus esquemas, siempre desde la lealtad y el amor a Tyneford House.
He de reconocer que me ha encantado, es dulce y dura a la vez, como su protagonista y Natasha consigue que el lector se identifique con esa pequeña austríaca y viva por tanto como propios cada uno de sus actos. La guerra aparece solo como un transfondo, es el marco necesario para la evolución de los personajes, es como la excusa necesaria para explicar la novela. 

Una cosa que me ha llamado la atención es que la protagonista nunca habla de sus padres como "papá" y "mamá". Siempre que se refiere a ellos, o a su hermana y su cuñado lo hace por sus nombres de pila: Anna, Julian, Margot o Joseph. Al principio esto me resultaba chocante y tenía que recordar que se refería a sus padres; una vez leída la novela tengo una opinión muy personal al respecto: creo que es una forma de acentuar ese distanciamiento y esa separación de su familia a la que se ve forzada, pero lo dicho, es tan solo una opinión.

Para mí, una forma de corroborar que una novela me ha gustado es que una vez terminada me sigo acordando de los personajes, y en esta me ha pasado, ¿Qué habrá sido de Elsie Landau????

Quizá, uno de los secretos de la novela es que tiene algo de autobiográfica. La novela se inspira en la vida de la tía abuela de Natasha Solomons, la autora, que tuvo que exiliase durante la guerra al Reino Unido como niñera.


Y vosotros, ¿la habéis leído? ¿qué os ha parecido? 

A los que no la habéis leído, aquí podéis leer el primer capítulo

Dar las gracias de nuevo a Alianza editorial por su amabilidad.

 
PRÓXIMA PARADA: L'EPICERIE

Una de las últimas reseñas que publiqué fue la de L'Auberge, un hostal en los pirineos, y me gustó tanto que voy a por la segunda parte. Ya os contaré

¡¡¡BESOOOOSS!!!

15 comentaris:

  1. qué buena pinta tiene, se nota que te ha gustado, yo la tengo esperando en la estantería y espero disfrutar tanto como tú
    besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Seguro que te gusta, es un retrato de cómo las circunstancias que vivimos nos van modelando.
      Un beso madrina

      Elimina
  2. Yo lo tenía descartado por los mismos motivos que a ti no te llamaba, nazis y romances almibarados. Pero si coincidimos en eso, seguro que la novela también me puede gustar por los argumentos a favor que expones. Así que me la apunto.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo pensaba lo mismo, que iba a ser dulzón y empalagoso, pero nada de eso, en cada situación conviven la crudeza de la realidad con la voluntad de inventar una nueva.
      Un beso

      Elimina
  3. Yo también suelo huir de lo romántico pero a veces se lleva una gratísimas sorpresas...
    Besos,

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí porque romántico suele ser en muchos casos sinónimo de empalagoso y a mí demasiado dulce me amarga. Desde luego no es el caso de esta novela.
      Besos

      Elimina
  4. Estoy deseando leerla por una reseña que leí hace nada, como a ti, apriori no me llamaba pero estoy convencidísima de que me gustará. Besos

    ResponElimina
  5. Se nota que has disfrutado mucho con esta novela. Tampoco soy muy de romántico, pero a esta novela le voy a dar una oportunidad, que tras tu reseña, dejas con ganas.
    Besotes!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. No creo que te arrepientas de darle una oportunidad, así que anímate!.
      Un beso

      Elimina
  6. La editorial me ofreció este libro, sin embargo lo dejé pasar porque estaba muy tapado. Veo que te ha gustado mucho, habrá que darle una oportunidad, ¿ o no?
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mí me sorprendió, porque como ya he comentado esperaba algo más almibarado y romanticón, pero no. También es cierto que para momentos de "bloqueo lector", o de "pesadez", recomendaría más cualquiera de los de Julia Stagg, que repito, me han encantado.
      Un beso

      Elimina
  7. A mi tambien me lo ofreció la editorial y lo tengo en la librería esperando, cuando me llegó estaba con la bibliotecaria de Auschwitz y decidí darme un tiempo para leerlo, ahora ya puedo dedicarle mi ocio siempre y cuando termine el que tengo entre manos.

    besotes

    ResponElimina
  8. Pues vaya sorpresa ¿verdad? A mi las tramas románticas me suelen dar repelús, salvo contadas excepciones y éste parece un libro que puede merecer la pena.

    Un beso.

    ResponElimina
  9. Había leído buenos comentarios de esta novela, ahora ya tengo despejadas mis dudas y sé que no me importaría leerla,
    besucus

    ResponElimina