dilluns, 21 de juliol de 2014

MIS RESEÑAS: LOS AÑOS DE PEREGRINACIÓN DEL CHICO SIN COLOR

Los años de peregerinación del chico sin color es una novela intimista que lleva el sello inconfundible de su autor, el escritor japonés Haruki Murakami, publicada en el 2013.



Datos del libro:
  • Nº de páginas: 320 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: TUSQUETS EDITORES
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788483837443







Sinopsis:

Cuando Tsukuru Tazaki era adolescente, se sentaba durante horas en las estaciones para ver pasar los trenes. Ahora, con treinta y seis años, es un ingeniero que diseña y construye estaciones de ferrocarril y que lleva una vida tranquila, tal vez demasiado solitaria. Cuando conoce a Sara, una mujer por la que se siente atraído, empieza a plantearse cuestiones que creía definitivamente zanjadas. Entre otras, un traumático episodio de su juventud: cuando iba a la universidad, el que fue su grupo de amigos desde la adolescencia cortó bruscamente, sin dar explicaciones, toda relación con él, y la experiencia fue tan dolorosa que Tsukuru incluso acarició la idea del suicidio. Ahora, dieciséis años después, quizá logre averiguar qué sucedió exactamente. Ecos del pasado y del presente, pianistas capaces de predecir la muerte y de ver el color de las personas, manos de seis dedos, sueños perturbadores, muchachas frágiles y muertes que suscitan interrogantes componen el paisaje, pautado por las notas de Los años de peregrinación de Liszt, por el que Tsukuru viajará en busca de sentimientos largo tiempo ocultos. Decididamente, le ha llegado la hora de subirse a un tren. 


Mis impresiones:

Es difícil, o al menos esa es mi experiencia, acercarse a una novela de Murakami y salir decepcionado, y obviamente, su última novela no ha sido una excepción.

Los años de peregrinación del chico sin color es una historia sobre la amistad, el amor y sobre todo, reflexiona sobre aquellas heridas del pasado que todos llevamos y que cuando no han cicatrizado bien marcan nuestro futuro. No hace falta entrar en detalles, pero a mí desde luego me ha hecho pensar en mi adolescencia, mis amigos y su influencia en quién soy yo hoy.

Tsukuro nunca se ha sentido demasiado especial, no había nada en él que destacase ni que le hiciera significativamente popular, ni siquiera tiene un color, así que el hecho de pertenecer a una pandilla sólida y unida se convierte para él en la roca de apoyo de su juventud.
Nada parace capaz de romper esa unión, hasta que un día, y como suceden las cosas más importantes de la vida, sin previo aviso, sus amigos le dirán que ya no cuentan con él, sumiéndole en la más absoluta oscuridad.

Pasarán los años, y también como todos, Tsukuro tendrá que aprender a sobrevivir, a seguir adelante, hasta que de otra vez, una situación nueva le hará ver que su herida aún supura.
Tsukuru, a sus 36 años tendrá dos opciones: continuar viviendo como hasta ahora, o bucear en el pasado y arriesgarse a descubrir qué pasó.

Con una banda sonora de fondo, Le mal du pays de Listz, que acompañará a Tsukuro en cada recuerdo, viviremos con este chico "sin color" cada paso de un viaje que, aunque le lleve a lugares tan remotos como Finlandia, realmente es un viaje retrospectivo hacia su interior.

Sueños que se confunden con la realidad, sentimientos desmenuzados y una sensación pese a todo de calma en medio de la angustia son otras de las huellas que Murakami deja a cada paso del relato. De nuevo la alienación del hombre y la soledad marcan el ritmo y la vida de Tsukuru.

Como ya he dicho, una historia reconocible, cercana y es que si buscásemos bien, ¿quién no encontraría alguna pieza de su vida que no ha acabado de encajar? ¿cuántos de nuestros actos de hoy se deben a los que hicimos antaño????


Esperando ya a la próxima novela de probablemente uno de los mejores autores contemporáneos (¿por qué este hombre todavía no tiene el Nobel de Literatura?????) le doy un... 8'5


PRÓXIMA PARADA:


La última noche en Tremore Beach, de Mikel Santiago. 

Tras leer varias reseñas sobre ella, no queda más remedio que ponerse manos a la obra.

BESOOOOOOOSSSSS

diumenge, 6 de juliol de 2014

MIS RESEÑAS: EL SECRETO DE GAUDLIN HALL


Tras la lectura de La sonata del silencio, me ha costado decidirme por una nueva lectura, ya que el gusto  y las emociones que la novela de Paloma Sánchez-Garnica me habían producido se resisten a abandonarme. Así pues, me decidí finalmente por la última novela del escritor irlandés John Boyne, dado que es un autor que también me gusta bastante con obras como Motín en la Bounty, La apuesta, La casa del propósito especial y como no la entrañable El niño con el pijama de rayas. Así que rauda y veloz me adentré en El secreto de Gaudlin Hall.




Datos del libro:
  • Nº de páginas: 256 págs.
  • Editorial: SALAMANDRA (PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA, S.A.)
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788415630555
  • Año edicón: 2014


En esta ocasión, Boyne da un giro en sus temáticas habituales para crear una historia de caserones y fantasmas que remite irremediablemente a la novela inlgesa gótica del XIX, con más de un guiño a autores como Charles Dickens; así empieza la novela:
                        
  " Charles Dickens fue el culpable de la muerte de mi padre."


Sinopsis:

 Después de perder a su anciano padre, la joven Eliza Caine no tiene más opción que aceptar un puesto de institutriz en la mansión de Gaudlin Hall, en Norfolk. Pero lo que debería ser un trabajo digno y sencillo se convierte en una experiencia espeluznante. En cuanto se apea del tren, un par de manos invisibles intentan arrojarla a la vía, y cuando finalmente llega al caserón, los únicos que salen a recibirla son dos niños, Isabella y Eustace, que aparentemente viven solos. Eliza no sabe quién la ha contratado, y una serie de extraños sucesos la convencen de que algo muy grave está ocurriendo en la casa. Es como si una presencia maligna, que parece querer proteger a los pequeños, se manifestara continuamente, por lo que Eliza comprende que deberá desvelar los secretos que Gaudlin Hall guarda celosamente.


Mis impresiones:

Eliza Caine es una joven de veintiún años, maestra en Londres, cuya vida experimenta un cambio de 180º tras la muerte de su padre. Sola, desorientada y sin nadie a quien acudir, no ve qué camino es el que ha de seguir ahora, hasta que lee en un periódico una oferta como institutriz en un caserón a las afueras de Norfolk, Gaudlin Hall. Sin pensárselo dos veces, Eliza solicita el trabajo y a los pocos días emprende el camino hacia el que será su nuevo hogar, llena de las esperanzas y sueños del que emprende una nueva vida.

Pero muy pronto empezará a sospechar que esa nueva vida no va a ser tan idílica como esperaba.

Al apearse del tren, nota como unas manos le empujan a las vías, y como salva la vida de milagro, pero este no será más que el primero, y menos siniestro de todos los descubrimientos que hará en Gaudlin Hall. 
Al llegar a la casa, la reciben dos niños Isabella y Eustace que parecen vivir solos, aunque nada más lejos de la realidad. Poco a poco, Eliza irá descubriendo la verdadera y espeluznante historia que esconden las paredes de Gaudlin Hall: solo un detalle, Eliza es la sexta institutriz en menos de un año, ¿desconcertante, no? ¿qué pasó con las otras????? Obviamente, no seré yo quien os lo cuente....

Solo hay una solución, llegar hasta el final, descubrir toda la verdad y enfrentarse a la presencia que aparece dominar la casa.

Como veis la historia tiene todos los ingredientes propios de la novela decimonónica, y aún así, y aunque me ha gustado, no me ha acabado de convencer del todo, y lo peor es que no sabría explicaros exactamente por qué.
Hasta ahora, todo lo que había leído de Boyne me había encantando, quizá por eso tenía las expectativas bastante altas. Creo que es quizá la menos elaborada, con algunos episodios o momentos que para mí quedan un poco superficiales o añadidos de una forma un poco "obligada", pero repito que es una impresión muy personal.

La novela de Boyne transcurre en 1867 entre un Londres neblinoso, gris,  y un pueblo, Norkfold, donde todos parecen esconder algo y mirar hacia otro lado. Los ambientes están bien escogidos: caserones, iglesias, cementerios, etc. y en cuanto a los personajes tenemos de todos los estilos:
- Eliza, Isabella y Eustace, son quizá los mejor dibujados: Isabella, de ocho años, da un poco de yuyu (perdonad por la expresión tan poco literaria). Es fría, seria, imperturbable, sarcástica y parece manejar los hilos de la casa. Su hermano pequeño, Eustace, es por contra un niño ingenuo, algo miedoso y deseoso de afecto.
Al margen de los protagonistas, aparecerán otros personajes, el señor raisin, los Toxley, la señora Livermor que, empiezan a estar menos perfilados, con algunas actuaciones que parecen no tener mucho sentido o al menos poco peso en la historia.

Aún así, dado que no es muy extensa ( a mí ahora los de 200 páginas me parecen ya casi relatos breves), os podéis animar a leerla aquellos a los que os gusten las historia de fantasmas y la novela gótica. Esta vez creo que el hecho de no mostrar demasiado entusiasmo responde más a una cuestión personal, que propiamente debida a los méritos o deméritos del libro.

En fin, que, aunque la trama es genuinamente gótica, el ritmo es ágil y rápido, a mí no ha acabado por engancharme y envolverme, así que le voy a dar un....... 6

Próxima parada:  

Los años de peregrinación del chico sin color de Haruki Murakami.



Besooooooossss