dilluns, 30 de juny de 2014

MIS RESEÑAS: LA SONATA DEL SILENCIO

Cuando leí el año pasado Las tres heridas, de Paloma Sánchez-Garnica, pensé que estaba ante una de las mejores novelas que había leído en los últimos años: la sensibilidad con la que trata la guerra civil y sus consecuencias, el alejamiento de una maniqueísmo tan manido de héroes y villanos y esa presencia tácita y constante de la literatura ya presente desde el título, hizo que la recomendara a todo aquel que buscara una historia conmovedora y bien trabada.

Este año, en la feria del libro, paseando entre las casetas, de pronto un nombre de mujer llamó mi atención: Paloma Sánchez-Garnica, y su última novela: La sonata del silencio. Ya de por sí el título me parecía suficiente razón para comprarlo, pero por otro lado una duda se apoderó de mí: ¿y si no es cómo la anterior? ¿y si después de Las tres heridas, llega la decepción? ¿y si...? Bueno eso y que las casi 900 páginas que tiene el libro tampoco incitan a llevárselo en el bolso para ir leyendo...


Finalmente me hice con ella, en la versión ebook por el bien de mis brazos y de mi espalda, y he de decir que no me ha gustado, me ha MARAVILLADO. He terminado de leerla hace varias horas, y aún estoy conmocionada y conmovida, pensando en Marta, su protagonista, como si fuera alguien muy cercano a mí.

Sinopsis:

Marta Ribas tenía un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a las murmuraciones del vecindario y a la indignación del esposo, humillado en su hombría. Pero a Marta se le presenta una inesperada oportunidad que le permitirá salvar su propia supervivencia y la de su hija, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo.

La sonata del silencio es una novela de pasión, celos y sueños anhelados. Es la historia de una España de posguerra, de castañeras y carboneros, de cócteles en Chicote y de medias de nailon de estraperlo. Es un edificio cualquiera donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso solo están separados por un tabique.
 
 
Mi opinión:
 
En realidad creo que debría decir mejor mi sensación, porque esta novela no se lee, se siente. La sonata del silencio cuenta la historia de Marta Ribas y su familia, su marido Antonio Montejano y su única hija Elena, una joven de 18 años. La familia Montejano lo tenía todo para ser felices, amigos, posición, prestigio y sobre todo a ellos mismos, pero un giro del destino hará que los cimientos de su existencia se resquebrajen y cambien para siempre. La novela empieza ya en plenos efectos de ese "giro", y será a través de los recuerdos de los protagonistas y de algún flashback como conozcamos realmente qué sucedió, quiénes fueron los causantes y sus más oscuras motivaciones.

Junto a los Montejano, otra familia comparte el protagonismo de la trama: los Figueroa. Rafael Figueroa es el mejor amigo de Antonio, de hecho viven gracias a su caridad, pero tras esa ayuda se esconden un sinfín de traiciones, deudas, engaños y recuerdos mutuos, que marcan cada uno de sus pasos. 

El argumento principal es la historia de Marta, una mujer que lucha por respirar, por sentir la libertad que toda una sociedad le niega. Cuando Antonio enferma, decide salir a trabajar para poder manetener a su familia y pagar el tratamiento de su marido, pero olvida dónde se encuentra, en el Madrid del 46 donde el único lugar para una mujer es "en casa y con la pata quebrada". Las habladurías y la humillación que supone para Antonio que su mujer le mantenga convertirá la vida de Marta en un infierno del que solo la música la puede salvar.
Frente a Antonio, y a la sociedad mojigata, hipócrita y chismosa que representan doña Virtudes (la mujer de Rafael Figueroa) y sus secuaces, aparecerá otra mujer que ponga patas arriba la existencia de Marta: Roberta Moretti, una italiana acaudalada e independiente que le ayudará a recordar a Marta quién es y sobre todo, de lo que es capaz.

Alrededor, una serie de subtramas se entremezclan con el hilo principal: Basilio, el hijo de los Figueroa, Julia y Virtuditas, sus hermanas, el violinista callejero Hanno, el juez Mauricio Canales o el profesor de piano Flavio Tassimo enriquecen un novela que cauitva desde el principio, te envuelve y no te suelta hasta el final, y !qué final!!! inesperado, increiblemente real, simplemente perfecto.

Si en Las tres heridas la literatura y la obra de Miguel Hernández subyacen como telón de fondo, en esta ocasión es la música la que ocupa un papel principal, con unas descripciones tan fieles que traspasan las letras para convertirse en sonidos y caricias.

Un gran acierto de la autora es la fidelaidad con la que se refleja el alma carcomida de una España rancia en la que las leyes de hombres y para hombres, los dimes y diretes, las apariencias y las vidas programadas ahogan la existencia de aquellos y sobre todo de aquellas,  que aspiran a decidir sobre su propia vida.
 
Amor, intrigas familiares, secretos, mafia, mentiras y música componen una novela sólida, redonda que consagra a su autora como una de mis favotitas.
 
En definitiva es una historia narrada con una madurez que se hace palapable en el léxico cuidado y en un ritmo que hace que se haga corta la novela. Sí, sí, de las 900 páginas no le sobre ninguna, de hecho, yo me he quedado con ganas de más, gracias a unos personajes que se hacen más reales que ciertas personas de tu alrededor y una historia de esas que conmueven las entrañas y se quedan grabadas en el recuerdo, así que le voy a dar un..........10!!!! Imprescindible.
 
Me ha dejado tanto sabor que prefiero degustarla durante unos días y no empezar otra lectura inmediatamente, así que ya os contaré cuál será mi próxima parada.
 
Besos!!!!!

dimarts, 17 de juny de 2014

Mis reseñas: Calle Berlín, 109

Una despampanante morena, un escurridizo sudamericano, una madre con dos adolescentes que le hacen menos caso que a la pared, un matrimonio anciano y un ejecutivo depresivo y deprimente son los vecinos que ocupan el edificio de la calle Berlín, 109. Bueno, ellos y el fantasma de una de las vecinas...

Susana Vallejo, con este elenco de peculiares vecinos, consigue una novela coral ambientada en un patio de vecinos en pleno eixample barcelonés, y en el que nada es lo que parece. 


 
 He de reconocer que una vez leída la novela, se me ha quedado un regustillo de decepción. No es ni siquiera que no me haya gustado,ha sido más bien un "psss, bueno, vale..." y es que al leer alguna reseña sobre Calle Berlín 109 y ver que contaba con todos los ingredientes para captar mi atención por completo, quizá las expectativas eran demasiado altas.

Me explico, antes de empezar ávidamente mi lectura, ya conocía algunos datos: 
-Ubicación: un edificio en la calle Berlín de Barcelona (me gustan las novelas que transcurren en localizaciones reconocibles)
- Sinopsis: un mosso d'esquadra de permiso recibe una llamada de un compañero, y a la par amigo, para contarle que ha descubierto algo importante en esa dirección. A los dos días aparece muerto en una cuneta con claros signos de tortura (uuuuuuuuuu.... empieza a a ponerse interesante)
- Personajes: una serie de vecinos que parecen tener más que ocultar que el  tesorero de un político y, además, por si no fuera poco con esto...UN FANTASMA  (el toque original y distinto que tanto nos gusta)

¿Y entonces?¿Qué ha pasado????? Pues sencillamente, y como siempre desde mi humilde opinión,que  la historia se va desinflando hasta acabar de una forma almibarada en la que tooooodo acaba.... a no, que no os puedo contar cómo acaba (dichosos spoilers).
Realmente me parece una lástima porque al principio pinta bastante bien, con un juego entre la vida cotidiana, la intriga y la ironía que va sacando sonrisas mientras lees, sobre todo cuando aparece el fantasma de una vecina.

Susana Vallejo utiliza dos voces narrativas: un narrador omnisciente en tercera persona marca el ritmo y el hilo conductor de la novela; en él se intercala un narrador en primera persona y es que paradójicamente, la única que tiene voz propia en la trama es Maria Eugenia, una anciana que ha muerto en su piso sin que nadie se haya dado cuenta y cuyo fantasma vaga por el edificio enterándose de todo (vamos el sueño de cualquier portera.

Los personajes aparecen al principio de forma aislada, de hecho la división estructural responde al inicio a cada piso, pero poco a poco irán estableciéndose relaciones entre ellos hasta llegar a crearse entre ellos un vínculo que les unirá para siempre.

Lo dicho, por crear expectativas que no cumple, por desinflarse en caída libre y por un final de esos que te reconcilian con la existencia por lo bien que sale siempre todo, vamos de lo más realista (jjajajajajajajajajajajajaajajaa) le doy un.........6  

Próxima parada: Paloma Sánchez-Garnica

Desde que leí Las tres heridas, me quedé con ganas de leer más obras de esta autora, así que voy a ponerme a ello. Ya os diré por cuál me decanto.

besoooooooos
 

 

dijous, 5 de juny de 2014

LIBREEEE

Una entrada muy breve solo para contaros, que...Libreeeeeeeeee, como el sol cuando amanece yo soy libreeeeeeeee.... ojú que ganas tenía de poder cantar esto (no sabéis la suerte que tenéis de leerlo solo en lugar de escucharme a mí cantarlo...jajajajajajajaajaj)

Pues sí, oficialmente ya estoy libre. He terminado ya por este año los exámenes del  Máster que me lleva por la calle de la amargura, se han acabado ya las evaluaciones de 2º de bachillerato, y además he acabado la sustitución, así que, empiezan mis vacaciones!!!!!!!!! Bueno, la verdad es que vaciones forzosas porque ya para lo que queda de curso, los "buenazos" de Consellería,  no nos van a dejar volver a trabajar.

En fin, que ya tengo tiempo libre y eso significa que por fin, tengo tiempo de leer lo que quiera, y no solo lo que me ha tocado leer por obligación, que oye, aunque sean grandes clásicos y estén muy bien la mayoría de ellos, no es lo mismo hacerlo por gusto que por obligación, ni es lo mismo publicar una reseña que hacer un comentario de texto completo, aumentado y comparado de cada una de ellas (buuuuuuffff ahora entiendo a mis alumnos).

En estos últimos meses he tenido que leer El caballero de Olmedo, Luces de Bohemia, Tres sombreros de copa, Las bicicletas son para el verano, Los conserjes de San Felipe, Historia de una escalera y Y los peces salieron a combatir contra los hombres, tooooooodas de teatro, así que me perdonaréis que no haga ninguna reseña de ellas, si alguien tiene interés por alguna en concreto, ¡Qué pregunte!

Ahora sí que sí: nos leemos por aquí!

BESOOOOOOOOS