dimecres, 20 de juny de 2012

El final...

   Nada, pues otro curso que acaba, y parece que fue ayer cuando vi que me enviaban a Calpe, y yo creí que se me caía el mundo encima...y ha resultado que, como dice la canción, "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida", pues ha sido una año ESTUPENDO. Se ha dado una de esas extrañas conjunciones que pocas veces suelen coincidir: lugar bonito, alumnos majos y sobre todo, compañeros, colegas e incluso algunos hasta amigos, MARAVILLOSOS. 
   
   El viernes 22 entregaremos las notas y como cada año los alumnos las recogerán, algunos deseando perdernos de vista, otros pensando en cómo enseñárselas a papá y mamá e incluso, algún despistado, agradecido por lo aprendido y por el esfuerzo. 
   
   Es el momento de lloros y lamentos porque se van a pasar un verano de lo más entretenido estudiando lo que no han hecho durante el curso, y de paso también es el momento en que las academias se frotan las manos porque todos estos se apuntarán a repaso convencidos que por el solo hecho de ir, una ciencia infusa se les aparecerá y meterá en sus "huecas" cabecitas ("huecas" porque no las han utilizado demasiado y las neuronas se han vuelto más bien vagas...) qué es un C.Directo, cómo resolver una ecuación, o qué se había fumado algún que otro filósofo cuando elaboró sus teorías. ¿Lo malo? que pese a que han sido advertidos desde su más tierna infancia que se debe estudiar cada día, parece que esa lección, oye, que la siguen suspendiendo, eso y ese extraño y obsoleto concepto de "hábito de estudio y esfuerzo", cosa que les suena a chino tanto como a mí las fórmulas de química que me encuentro en la pizarra de clase cuando entro.

   También es el momento en el que algunos pocos privilegiados, comprueban el resultado de su trabajo, esa misteriosa minoría que sigue aprobándolo todo en junio (casos por desgracia cada vez más excepcionales) y que planean pasar el mejor verano de sus vidas, aunque luego se dan cuenta de que poco van a hacer, si todos sus amigo se pasan el día en clases de repaso, ¡qué injusta es la vida!
 
  Y, por suerte, también es el momento en el que alguno que otro, al darle las notas, te mira y te da las gracias, por el esfuerzo que le has dedicado, por la paciencia o porque por fin han conseguido entender qué narices es un C. Régimen Verbal, y estos, aunque sean los menos, son los que hacen que esta profesión y más en estos momentos, siga teniendo sentido.

MIS RESEÑAS: HISTORIA DE UNA MAESTRA


   Historia de una maestra, de Josefina Aldecoa, es el último libro que he leído, y siendo francamente sincera, esperaba un poco más, aunque sé de alguien que no estaría muy de acuerdo conmigo... 
 
   Cuenta la historia de Gabriela, una maestra de las "escuelas nacionales" (vamos, una funcionaria actual de pueblo en pueblo...) durante un conflictivo periodo de nuestra historia reciente: los años anteriores e inmediatamente poisteriores a la República de 1931 y sus consecuencias. 

   Narrado en una especie de diario autobiográfico del recuerdo, Gabriela rememora sus experiencias como maestra, y su sueño de llevar la cultura y la educación a los niños para convertirlos en hombres libres capaces de decidir y de soñar por sí mismos, en una lucha contra la ignorancia y la superchería que poblaba los pueblos españoles. Tejido en el mismo hilo argumental vamos conociendo su historia personal: su matrimonio con Ezequiel, otro maestro, el nacimiento de Juana, las mujeres que irán siendo participes de su vida, el estallido de la revolución, etc.
Fácil de leer, con una prosa fluida, asistimos a la caida de un sueño.

   ¿Por qué digo pues que me esperaba más? a mí me encantan los libros de "historias personales" que me hacen pensar en ellos más que como personajes literarios, como personas que una vez exiistieron y vivieron; por ejemplo, aún me pregunto como le irá a Andrea en Madrid (protagonista de Nada, de Carmen Laforet), que habrá sido de las hermanas del Café Babilonia o si el Cementerio de los libros olvidados aún segirá escondiendo secretos. ¿Cuál es el problema? que en este no he conseguido meterme en la historia, simplemente asistir a ella como espectadora, supongo que, por deformación profesional, me hubiera gustado más que se centrara en su papel como maestra y así verme un poco reflejada aunque sí es cierto que ese sueño de convertir la educación en un valor fundamental de la sociedad, es totalmente compartido.

   Eso sí, me ha chocado sobre todo una cosa: Gabriela relata el interés y el entusiasmo con que los niños (y  aveces no tan niños) desean aprender y como todo aquello que desconocen les sorprende y maravilla, y yo pienso: "sí, sí, igualito que mis alumnos que hacen competiciones a ver quién suspende más, orgullosos de su propia ignorancia, en fin..."

   ¿Y ahora? Cambiamos totalmente de género y me paso a El juego del ángel, y es que alguien muy especial me ha regalado El prisionero del cielo, y claro habrá que leerse este antes, ¿no? Supongo que muchos ya os lo habréis leído, ¿qué tal?


dilluns, 11 de juny de 2012

MIS RESEÑAS: LA GATERA


Este libro llegó a mis manos a través de mi querida I. así que debo reconocerle el mérito de haberme descubierto a Muriel Villanueva, y su novela La gatera.

La Gatera cuenta la historia durante un curso, más o menos, de Raquel, una chica huérfana que hereda de sus tíos dos pisos contiguos en plena Barcelona donde se traslada a estudiar en la universidad.
Aquí conocerá a Arnau, un chico más joven que ella que visita de vez en cuando a Mercé, una vecina anciana de su edificio y de quien, finalmente se enamora. 

En forma de narración-diario, vamos a ir conociendo la historia de Raquel y el trágico accidente mortal que marcó su vida, combinando el diálogo rememorado, el monólogo interior y sus propios pensamientos en una vorágine que en ocasiones dificulta descubrir si habla de ficción o realidad. ¿qué recuerdos son reales?¿qué realidades no son más que recuerdos inventados? Difícil de describir si no se lee el libro, cuyo final, sin lugar a dudas, sorprende.

Nos logramos hacer una idea de los personajes más por sus actos, a través de una técnica conductista, más que por la descripciones que hace Raquel. Solo hay dos elementos detalladamente descritos: la voz de Arnau y sus ojos, por algo la protagonista en numerosas ocasiones le llama "occhi miei".


Próxima parada: Historia de una maestra, de Josefina Aldecoa. 

dimecres, 6 de juny de 2012

Mis reseñas: CALIGRAFÍA DE LOS SUEÑOS


Caligrafía de los sueños, de Juan Marsé, es el último libro que he leído. Me llamó la atención en un primer momento por el título me gustó la idea de que los sueños, no solo pudieran escribir o escribirse (según queramos entender el título) si no que además temgan "buena letra".


Caligrafía de los sueños cuenta los años de la primera adolescencia de Ringo en un barrio de Barcelona durante la posguerra. Alrededor de Ringo, todo un coro de personajes completan el cuadro, un tanto costumbrista, del barrio. Será a través de este aspirante frustrado a pianista (si leéis o habéis leído la novela ya sabréis por qué...) como conozcamos y entendamos a los demás personajes: el bar Rosales, su dueña doña Paquita dicharachera y cotilla, su hosco hermano, sus amigos, su padre el Matarratas y su madre Alberta, el señor Alonso y su encargo "especial" y sobre todo un personaje en torno al cual empezará extrañamente y/o por casualidad su vida: la señora Mir y su hija Violeta.

Es más bien un relato de la cotidianidad; no hay acontencimientos excesivamente extraños, emocionantes o importantes, o tremendamente relevantes, o quizá, por esa misma cotidianidad, lo sean todos.

La situación de extraperlo, conrabando, miseria y subversión que creó la Guerra Civil aparece como telón de fondo de la inocencia de este niño y sus amigos que se entretienen inventando aventuras donde ellos, son los héroes.

Entiendo que haya gente a la que no le guste especialmente la forma de narrar de Marsé, ya que en ocasiones y como siempre en mi humilde opinión, puede parecer un tanto densa puesto que los diálogos son más bien escasos dejando todo el protagonismo a la voz interior, pensamientos y divagaciones del protagonista, haciendo un uso continuo del discurso indirecto libre. Así y todo a mi me ha gustado, no es una prosa densa, pero tampoco se pierde, como otros autores, en una vorágine de acciones y hechos para que el lector "no se aburra". Ringo, pasa muchas horas en una mesa del bar Rosales sentado, observando parapetado tras un libro, y Marsé consigue transmitir al lector esa misma sensación de contemplación.

¿Y ahora??? Buuuuffff tengo tantos libros en la recámara del ebook que no se por dónde seguir...¿Alguna recomendación? Si no hay sugerencias creo que optaré por La Gatera, recomendado por mi querida I. y ella, de normal, nunca falla...